A THE LOVELY BOOKS
Web dedicada a informarte de las últimas noticias de tus libros favoritos y sus adaptaciones al cine y la televisión. Aquí encontraréis todas las noticias, fotos, reseñas y mucho más. Esperamos que os guste la web y volváis pronto.

No tenía muchas expectativas puestas en “Las Carreras de Escorpio”, pero tras leer críticas muy, muy buenas me decidí a darle una oportunidad. Y me alegro de haberlo hecho, porque ahora que lo he leído puedo decir que es uno de los mejores libros que he leído en los últimos años. Y he leído muchos.

El libro cuenta la historia Puck Conolly y Sean Kendrick. Ambos viven en la isla de Thisby, famosa por las carreras de caballos que tienen parte cada mes de Noviembre en la playa. La cosa es que no son caballos comunes, si no Capaill Uisce, que según me he informado viene a querer decir algo así como Caballos de Agua. Total, que estos caballos son más bien tirando a monstruos, tienen mal genio, un pronto horrible y lo mismo les da por tomarla contigo y acabar matándote. Es por esto que las carreras son famosas, por la brutalidad de los caballos y porque siempre hay alguien que resulta mal herido o incluso muerto. Participar en estas carreras es jugarse la vida.

Sean Kendrick perdió a su padre en una de estas carreras, y quedó huérfano por lo que el señor Malvern (el rico del pueblo y, por lo tanto, el que manda) le acogió en su casa y le dio un trabajo: cuidar de todos sus caballos. Esto hace que Sean cree un vínculo especial con los caballos de agua, en especial con uno de pelaje rojo sangre llamado Corr. Es con este con el que participa año tras años en las carreras, habiendo ganado cuatro de ellas.

Luego, está Puck Conolly (que en realidad se llama Kate), la cual perdió a sus padres por culpa de los Capaill Uisce. Vive con sus dos hermanos siendo ella la mediana. Se las arreglan como pueden gracias al trabajo de su hermano mayor, Gabe, en el hotel de la isla. Pero, una noche, Gabe les anuncia que abandona la isla en un par de semanas para irse al continente (América). Lo cual dejaría a Puck y Finn, el hermano pequeño, completamente solos. Es entonces, cuando ella decide presentarse a las carreras ya que esto retendrá a Gabe con ellos durante más tiempo. Y también porque si no, perderán la casa, que lleva sin pagarse desde que sus padres murieron. Por supuesto, el premio para el ganador es dinero. Lo malo es que Puck competirá con su yegua Dove, que no es Capall Uisce… lo que le hará jugarse la vida doblemente.

Puck y Sean tendrán sus razones de peso para ganar estas carreras, pero eso no impide que acaben trabajando juntos y ayudándose en todo lo que puedan, lo que crea una bonita relación entre ellos.

Desde luego, es una historia original todo esto de los caballos, que emergen del mar como por arte de magia. Es diferente al resto de libros, no sé exactamente por qué, pero es la sensación que tengo. Quizás por la ambientación y que no se centra solo en la relación amorosa que surge entre Puck y Sean, la cual no aparece antes de las 100 últimas páginas.

Los personajes son geniales. O los amas o los odias, no hay término medio. Puck es una chica que dice lo que piensa, ya sea bueno o malo. Es borde a veces o dice unas cosas que entra la risa sin poder remediarlo. Es valiente como nadie y lucha por sus hermanos aunque tenga que dejarse la vida en ello. Llegas a cogerle mucho cariño y sufres con ella (y por ella) en la escena de las carreras. Sean es un chico poco hablador, pero que no necesita hablar por los codos para caerte bien. Es solitario y poco dado a mostrar sus sentimientos, cosa que pienso que es consecuencia de quedarse huérfano desde muy pequeño. Al igual que Puck, es valiente y lucha por lo que quiere. Pienso que él y Puck hacen una buenísima pareja. De las mejores dentro de las novelas juveniles. Me parecen muy reales, cosa que escasea en estas.

Si hay alguien que me ha parecido súper entrañable es Finn, el hermano pequeño de Puck. Quiere a su hermana más que a nadie, y estará ahí para ella siempre. Me encanta su forma de ser y lo contento que se pone cuando puede comerse un pastelillo de Noviembre jaja Gabe, el hermano mayor, no sé aún si me cae bien o mal. No me gusta nada que se vaya y deje solos a sus hermanos pequeños… por muy a disgusto que esté en esa isla, me parece algo muy egoísta.

Los dos Malvern, padre e hijo, son tal para cual. Son malos. Es como si nadie les importara. El hijo, Mutt, se dedica a hacerle la vida imposible a Sean (del que está súuuuuper celoso) de las formas más rastreras que os podáis imaginar. Luego, están otros personajes secundarios como Peg Gratton y Dory Maud, que te caen mal pero a la vez te caen bien, depende del momento. Aunque tengo que decir, que después de acabar el libro, me quedo con que me caen bien. Y le debo una mención especial a George Holly, personaje raro donde los haya, pero que tiene su importancia en el libro. Es un tío americano súper simpático que siente mucha empatía por Sean Kendrick y que siempre está ahí para darle un empujoncito y a animarle a luchar por lo que quiere.

“Las Carreras de Escorpio” te atrapará desde la primera hasta la última página. Y probablemente, como a mí, te dejará con ganas de más. ¡Es una pena que sea libro único! Creo que ese es el único “pero” que le pongo. Este libro lo tiene todo, así que, claro está, queda altamente recomendado.

 

★ ★ ★ ★ ★
 

Yaiza Rhr

 

+ INFO DEL LIBRO

*GRACIAS A DESTINO POR EL EJEMPLAR